jueves, 13 de septiembre de 2018

Cicatrización después de tu cirugía estética


El proceso de cicatrización tiene dos actores principales; por una parte el cirujano plástico que debe situar la cicatriz, si es posible, en el lugar menos visible realizando una cirugía precisa que facilite una correcta cicatrización; y por otra parte, el paciente que puede tener una mejor o peor cicatrización.

Algunas cicatrices como las que aparecen tras un lifting, por su situación (detrás de las orejas y en el cuero cabelludo), pasan totalmente desapercibidas, otras como las producidas tras una reducción mamaria o una abdominoplastia pueden ser escondidas por la ropa interior o el traje de baño, pero son visibles cuando la persona se desnuda.

EL PROCESO DE CICATRIZACIÓN.
La cicatrización es el mecanismo fisiológico de reparación de la piel, que produce hiperformación de tejido conjuntivo. La cicatriz es el resultado final de dicho proceso.
Su aspecto final tras la cirugía plástica depende de:

• La sutura realizada por el cirujano.
• Cuidados postoperatorios.
• Factores genéticos.
• La asepsia en la zona.
• La troficidad.
• Capacidad de regeneración de los tejidos.
• Lugar donde está ubicada la cicatriz.

Cuando el proceso de cicatrización se ha completado de forma normal, la cicatriz es una línea blanca, flexible, indolora, sin adherencias con el tejido subyacente; y según los procedimientos o su localización, casi imperceptible.
La cicatriz tiene un periodo de evolución que dura varios meses. La cicatrización aparente se produce dependiendo del espesor de la piel y tejidos durante los primeros 10 días. Existe un periodo inflamatorio que tiene su máximo a partir del día 20, con el máximo entre los días 40 al 50 mostrándose la cicatriz más roja y ancha, circunstancia que puede alarmar a los pacientes. Después de 60 días, esta inflamación disminuye. El periodo completo de cicatrización es de aproximadamente un año o año y medio aunque puede durar hasta dos o más en el caso de una cicatriz hipertrófica.

El proceso de cicatrización se ve perjudicado por:

• Fumar. El tabaco dificulta la correcta llegada de nutrientes a la cicatriz necesarios para la óptima cicatrización. Es recomendable que los pacientes dejen de fumar al menos 15 días antes de la intervención y no fumen durante como mínimo durante el primer mes.
• Deficiencias en la alimentación (déficit de proteínas y/o de vitaminas A ,C y E)
• Infección de la herida.
• Tensión en la cicatriz.

martes, 6 de marzo de 2018

Todo lo que debes saber acerca de la ABDOMINOPLASTIA

Es un procedimiento quirúrgico que consiste en la reconstrucción de las paredes del abdomen y ayuda a recuperar los músculos separados o debilitados.

El objetivo de la cirugía de abdomen es retirar el exceso de piel en esta área remodelando también la cintura y el tronco del cuerpo. 

El cirujano, eliminará el exceso de grasa y piel flácida que tenga tu vientre y haciendo un trabajo especializado para crear una visibilidad de tonificación muscular. Recomendamos esta cirugía estética de abdomen si tienes la piel acumulada alrededor de la zona del ombligo.
Está indicado en personas, mujeres, sobre todo, cuyo abdomen presenta exceso de grasa y piel y cuyo músculo no tiene elasticidad. Es el caso de mujeres que han tenido varios embarazos y de hombres y mujeres que han adelgazado mucho peso y presentan un vientre así.

Para estas personas, lucir un abdomen firme hace la vida más cómoda, les evita las infecciones que se producen a veces debajo de los colgajos sobrantes de piel, les facilita su higiene personal, así como la realización de actividades físicas. Eso sin contar con el beneficio que supone tener una figura bonita y esbelta.

Esta técnica también suele ir acompañada de la liposucción, ya que se busca un vientre plano, pero sin grasa también en otras zonas como la espalda, cintura, cadera, brazos y muslos. Esto lo hace posible la liposucción.

Puedes considerar someterte a una abdominoplastia si:

-Tienes exceso de piel alrededor de la zona del ombligo
-Tienes debilidad de la pared abdominal inferior
-Hiciste una liposucción pero la apariencia del abdomen no mejoró
-Tuviste una cesárea y deseas mejorar la apariencia del abdomen o bien ocultar la cicatriz durante la cirugía.

No, la abdominoplastia no es para todos. El procedimiento no puede realizarse si:

*Te encuentras en una dieta estricta para perder una cantidad significativa de peso
*Consideras la posibilidad de un embarazo futuro
*Tienes una enfermedad crónica grave, como enfermedades cardíacas, diabetes o el síndrome del intestino irritable
*Tienes un índice de masa corporal  mayor que 40

¿Cuáles son los cuidados después de la abdominoplastia?

Los siguientes son los cuidados postoperatorios de un paciente sometido a una abdominoplastia:
La incomodidad y el dolor serán controlados con medicamentos.
La alimentación estará bajo un régimen de dieta blanda o la que el médico determine. Los alimentos más pesados se incorporarán progresivamente.
Se evitarán las actividades físicas y los movimientos bruscos.
Se mantendrá una correcta postura para una recuperación óptima.
Se respetarán las semanas de recuperación y de inactividad.
El paciente empleará una faja o banda, según determine el cirujano.
Las duchas no serán de píe, preferiblemente con el paciente sentado.
Se usará ropa cómoda y holgada.



Será necesaria una alimentación balanceada tras superar el tiempo de recuperación para mantener un peso saludable. La abdominoplastia perderá su efecto si esto no es respetado.

El paciente adoptará un nuevo estilo de vida con buenos hábitos alimenticios y de ejercicios. Aunque haya sido sometido a una cirugía de este tipo, no significa que su vientre no pueda volver a ser flácido, sobre todo si no se alimenta bien y no entrena.

Ventajas de la abdominoplastia

Mejora la apariencia de los músculos flácidos y estirados en la zona abdominal y elimina la piel que cuelga. Con los cuidados correctos, la nueva figura será sorprendente.
Los resultados serán permanentes con las atenciones postoperatorias adecuadas y con un correcto estilo de vida, uno que comprende comer bien y hacer ejercicios.

domingo, 7 de enero de 2018

Cuidados de la piel según la edad que tengas

Nuestra piel está sometida a cientos de agresiones día a día. La contaminación, el sol, el viento, los cambios de temperatura, el maquillaje.... Cientos de cosas que le pueden causar daños severos si no tomamos medidas. Pero es que, además de las agresiones diarias, la piel requiere un cuidado específico dependiendo de la edad que tengamos, y es de ello de lo que queremos hablarte hoy en Otra Medicina, para que sepas qué hacer según tu caso concreto para lucir un rostro más bonito.

Un cuidado para cada edad

A los 20: La piel es joven y a excepción de cuidados de hidratación o específicos, es mejor no tocar nada y dejar a la sabia naturaleza hacer su trabajo.

A los 30: Se empieza a notar el cansancio de la piel por la exposición a todo lo explicado anteriormente. Hidratar y nutrir son la clave y para hacerlo. Hay cientos de opciones naturales de las que hablamos a menudo en Otra Medicina. A mí, particularmente, me vuelve loca el aloe vera.

A los 40: Los signos de la edad empiezan a notarse. En este caso, hay que prevenir y tratar las arrugas que ya han aparecido. Los mejores remedios naturales para ello son los arándanos y el sésamo.

Más de 50: Debemos preocuparnos de mantener a raya las arrugas, y de eliminar las manchas y otros signos que ya se notan en el rostro. Para lo primero, las uvas y la avena serán nuestras aliadas. Para lo segundo, te hemos ya contado algunas recetas que blanquean la piel de forma natural

lunes, 11 de diciembre de 2017

La importancia de los cuidados post quirúrgicos

Los cuidados post-quirúrgicos son fundamentales para el éxito de una cirugía Plástica y estos son parte de las obligaciones del paciente que se opera. Algunas parecen obvias pero es cierto que son cruciales a la hora de tener cuidado para obtener unos resultados óptimos.

1. Hay que tratar de ser un paciente saludable y tratar de cambiar aquellos hábitos que pueden perjudicar nuestro cuerpo, por ejemplo evitar el tabaco  desde antes de la cirugía!.

2. Selección de aquellos pacientes que tienen factores de riesgo como puede ser un sobrepeso u otras enfermedades que pueden comprometer la recuperación. En algunos pacientes ciertas intervenciones pudieran no estar indicadas según su historial médico concreto.

3. No faltar a las citas programadas por su cirujano plástico pre y post operatorias e informando sobre las preocupaciones y dudas. Preguntar
no cuesta nada y puede despejar dusdas.

4. Los Cirujanos Plásticos , le piden leer y firmar el CONSENTIMIENTO INFORMADO, este documento es muy importante que usted lo entienda y tenga claro cuáles son las responsabilidades del Médico y de usted como paciente.

5. Seguir las instrucciones del cirujano plástico al pie de la letra, en lo que esta y no está permitido hacer (mucho cuidado por las recomendaciones de amigas y familiares )

6. Organizar la vida personal y laboral en los primeros días de la intervención, así no interrumpimos nuestra recuperación por atender cosas de “Ultima Hora”.

7. Comer adecuadamente siguiendo las instrucciones del Cirujano Plástico, evitar el alcohol, cigarrillos y estupefacientes antes y después de una cirugía.

8. Usted debe siempre exigir que lo examine un Cirujano Plástico en los controles post-operatorios, ser valorados por otro personal sanitario es peligroso debido a que este no identifica, señales precarias de complicaciones.

9. Coordine con su cirujano la forma de contacto en caso de una emergencia o complicación, sobretodo en las primeras 48 horas.

10. Acá predomina siempre el sentido común, dude de lo barato, detecte cuando evaden o disfrazan sus preguntas. Consulte que su cirujano plástico sea certificado por la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica. 

lunes, 4 de diciembre de 2017

Entendiendo la Cirugía Plástica

La Cirugía Plástica Estética trata la causa de aquellos malestares que tienen su origen en cualquier alteración o deformidad física, procurando la satisfacción y el equilibrio del individuo con su propio cuerpo. Es decir, interviene sobre las formas naturales del cuerpo con el objeto de mejorarlas, embellecerlas o rejuvenecerlas.

Si por una parte creemos que la Cirugía Estética responde a unas determinadas demandas de la población, no por ello podemos pensar en extender su utilización indiscriminadamente. Sólo cuando el testigo de la balanza entre los beneficios y los riesgos se inclina por los primeros se justifica la intervención quirúrgica.

Minimizar los riesgos a través de exámenes preoperatorios rigurosos, un equipo quirúrgico bien preparado e instalaciones adecuadas es responsabilidad del cirujano. Es a él a quien cabe escoger, no sólo la técnica quirúrgica e ser empleada, sino también, e incluso, al propio paciente. Digo esto porque no es infrecuente encontrarnos con pacientes que presentan expectativas irreales y que no se beneficiarían con el buen resultado por mejor que ésta haya sido. Como es de imaginar, ante la frustración de ambos, paciente y cirujano, es mucho mejor evitar la intervención.

Por otra parte, y en última instancia, nos podemos preguntar cuál es la finalidad de la Cirugía Estética, pues, si se entiende perfectamente la función de la Cirugía Reparadora, destinada a corregir los defectos manifiestos, tan crueles para quien los padece, puede ser más difícil aceptar una cirugía que tiene como fin el bienestar, la belleza, la perfección, la juventud…

Cuando nuestra imagen exterior no encaja con la otra imagen, la interior, la del deseo, la que creemos se corresponde con nosotros mismos; cuando un defecto significa infelicidad, vergüenza, malestar, insatisfacción,… por qué no remediarlo, por qué tenemos que sufrirlo como si fuese un estigma ineludible? Todo ser humano, es más, todo ser, tiende al equilibrio. La Cirugía Plástica puede ayudar, en determinados casos, a recuperar dicho equilibrio.

lunes, 11 de septiembre de 2017

¿Cómo ser una mujer exitosa?

Una creencia común es que el triunfo depende de oportunidades, suerte, tus habilidades o incluso de cosas como las personas que conoces y la cantidad de dinero que posees.
Es cierto que las condiciones favorables pueden facilitar el camino hacia tus objetivos, pero no son cruciales.

Una mujer exitosa tiene una manera muy particular de comportarse y de ver la vida. Adoptar su mentalidad y sus hábitos te ayudará a lograr cualquier cosa que te propongas. No importa si buscas éxito profesional, en tus relaciones personales o en el amor.

El triunfo comienza en un lugar muy básico. Es un impulso, una manera de pensar y de actuar. Lo que determina el resultado en cualquier cosa que emprendes son tus hábitos, tu mentalidad y la manera en la que respondes a las circunstancias que se te presentan.

Estos son los 9 hábitos que debes comenzar a practicar para ser una mujer exitosa. No olvides descargar tu calendario de acción y tips para ponerlos en práctica.

1. Invierte en tu desarrollo personal

Aprende a ir más allá de tus propios límites. Cuando tienes el deseo de lograr algo, es porque hay un impulso de crecimiento dentro de ti. Hay algo que te llama a salir de tu zona de confort y expandir tus horizontes.
Busca maneras para crecer y aprender, para constantemente ser una mejor versión de ti misma. Mientras más desarrolles tus fortalezas y habilidades, tendrás más capacidad para tomar mayores retos, los cuales traerán mayores recompensas y satisfacciones.


2. Termina lo que comienzas


Las cosas sin terminar son fugas de energía. Roban tu atención y no te permiten enfocarte en lo que estás haciendo.
Supongamos que comienzas a escribir un correo pero no lo terminas. 60% de tu atención se irá a una nueva actividad, pero el otro 40% se quedará pensando en el correo.
Imagina lo que pasa cuando tu vida está llena de estas pequeñas fugas. No te queda nada de energía para enfocarte en las cosas que realmente importan.
Aprende a cerrar ciclos en tu día a día. Comienza con las cosas pequeñas. Cierra la puerta del cuarto cada vez que salgas. Haz tu cama justo después de levantarte. Guarda las cosas que ya no utilizas. Limpia tu espacio de trabajo al final del día.
Estas pequeñas acciones comenzarán a re-programar tu cerebro. Además, enseñarán a tu subconsciente que cualquier cosa que empiezas, debe ser terminada. Esta actitud te ayudará a cumplir con todos los objetivos que te plantees. Lo cual…nos lleva al siguiente hábito.

3. Fija objetivos

Si no sabes a donde quieres ir, nunca llegarás. El planteamiento de objetivos ayuda a saber qué es lo que quieres y en qué te debes enfocar.
Puedes hacer mucho, trabajar mucho y lograr mucho, pero de nada te servirá si al final obtienes algo que no querías.
Date un tiempo para conectar contigo misma y ver cuáles son las cosas que en verdad te interesan ¿qué te gustaría hacer antes de morir? ¿qué te gustaría aprender? ¿cuáles son las causas que te importan?
Plantea objetivos que se basen en tus más profundos deseos y tenlos siempre presentes. Esto te permitirá comenzar a moverte en su dirección.

4. Planea

De nada sirve un objetivo si lo dejas de adorno. Después de decidir qué quieres, tienes que buscar la manera de hacerlo realidad.
Tu tiempo, dinero, atención y energía son limitados. Necesitas aprovecharlos al máximo y para eso sirve la planeación.
Acostúmbrate a planear tu día, tus finanzas personales, tu tiempo y tus actividades. Al principio puede costarte trabajo (lo digo por experiencia) pero si persistes, te acostumbrarás a mantener tu vida ordenada.
El orden te permitirá ver en qué estás desperdiciando recursos y cómo usarlos de una mejor manera.
Comienza con lo más sencillo. No tienes que inventar sistemas novedosos, leer libros ni llenar tu teléfono de apps. Haz una lista de las cosas por hacer en tu día o guarda las notas de compra en un sobre para analizarlas después. Busca lo que sea más práctico para ti.
Si te acostumbras a planear las cosas cotidianas, será más fácil planear el camino hacia tus grandes aspiraciones.

5. Toma acción

Los objetivos y los planes se ven bonitos en el papel, pero hay que hacer algo para que no se queden ahí. Muchos sueños se mueren porque nadie los materializa.
Si no quieres que los tuyos tengan una lenta y pesarosa decadencia, tienes que comenzar a actuar.
Lo mejor es comenzar con la mínima acción posible. Si quieres escribir un libro, lo primero es decidir sobre que va a tratar. Si quieres hacer un pastel, tienes que conseguir los ingredientes.
No tienes que saber exactamente cuántos pasos te separan de tu meta final. Tampoco es necesario saber cómo los darás.
Lo único que necesitas es conocer el destino final y dar el primer paso. Una vez que lo hagas, tienes que dar el segundo. Cuando lo des, busca como dar el tercero, y así sucesivamente. Eventualmente llegarás a la meta.

6. Persiste

En el camino hacia tus sueños, te vas a topar con obstáculos. Eso es inevitable. No importa. Son los que hacen que la vida sea divertida.
Cuando los enfrentes, no dejes que te detengan. Están ahí para probarte. Te harán crecer y te convertirán en una persona digna de tener lo que tanto deseas. Si ya fueras esa persona, no los estarías enfrentando.
Cuando lleguen, persiste. Busca cómo rodearlos, pide ayuda, reza, llora, grita, sé obscena, come helado y chocolates, haz cualquier cosa pero no dejes que te detengan.
Estos bloqueos van a demandar mucho de ti y es lo que tienes que dar. Cualquier cosa que vale la pena requiere esfuerzo y dedicación constantes, así que persiste. Nunca te detengas. Te aseguro que cuando pasen sentirás que todo ha valido la pena.

7. Enfócate en una cosa a la vez

No importa qué tan increíblemente capaz y extraordinaria te creas (y no dudo que lo seas), la realidad es que tu tiempo, dinero, atención y energía son limitados.
Es más sencillo enfocarte en una sola actividad, que tratar de hacer que 20 funcionen a la vez.
Cuantas veces te ha pasado que necesitas unos zapatos nuevos (o tal vez no los necesitas tanto, pero los quieres) y tienes $1,000 pesos para comprarlos. Al llegar a la tienda, te encuentras con ¡ofertas!. Te emocionas y terminas comprando 5 pares que realmente no te gustaban tanto. Uno te queda grande y otro te lastima pero como estaban a muy buen precio no pudiste resistir.
Si te hubieras dado el tiempo de buscar lo que realmente querías, hubieras podido comprar los zapatos de tus sueños. Como ya te gastaste el dinero, ahora te debes conformar con lo que tienes.
Lo mismo pasa cuando persigues varias cosas a la vez. Enfócate en las cosas importantes, en lo que realmente quieres y ¡no te distraigas!

8. Celebra y descansa

Recuerda que no eres una máquina. ¡Eres una chica que necesita respirar!
Incorpora tiempo de descanso en tu estrategia de éxito. Éste te dará una perspectiva amplia y creará espacio para nuevas ideas y oportunidades. Además ayudará a que tu mente y cuerpo funcionen siempre al máximo.
De nada sirven el esfuerzo y el trabajo si no los disfrutas. Date la oportunidad de sentirte satisfecha contigo misma, con tus logros, tus capacidades. Aprecia todo lo que has hecho, lo que has aprendido y lo que has logrado. No importa si todavía no has llegado a tu meta final, cualquier paso que te haya acercado a ella es digno de celebración.

9. Una mujer exitosa siempre agradece

¡El hábito más importante de todos!

Todos los días date un tiempo para analizar lo que pasó y después da gracias por ello. El agradecimiento te pone en un estado mental positivo y te ayuda a sentirte satisfecha. Es una manera de demostrar al universo que estás lista para recibir más.

Hay veces que las cosas no son como te gustarían, pero no importa cuan turbia sea una situación, siempre hay algo positivo en ella. Encontrarla puede parecer difícil pero acostúmbrate a buscar esta pequeña luz y a apreciar su existencia.
Cuando te enfocas en algo, lo ayudas a crecer. Así que deja de quejarte y comienza a dar gracias.
________________________________________
Una mujer exitosa no se hace de la noche a la mañana. Se va formando con pequeñas acciones en su día a día. El triunfo es un estilo de vida. No olvides descargar tu calendario de acción y tips para ponerlos en práctica.

martes, 13 de junio de 2017

Rinoplastia para hombres

La rinoplastia masculina es una cirugía para hombres que se ha hecho muy conocida ya que puede modificar la forma y el contorno de la nariz —una causa de timidez para muchos hombres. Antes de decidir operarse, infórmese sobre quién es buen candidato para una rinoplastia masculina, el procedimiento en sí y los posibles riesgos y beneficios relacionados.

Candidatos para una rinoplastia masculina

Los candidatos para una cirugía de rinoplastia masculina deben ser mayores de 16 años (edad aproximada en la que la nariz deja de crecer). Es fundamental que los candidatos busquen mejorar la forma de su nariz y no lograr un contorno perfecto. Tener expectativas realistas es un requerimiento importante para un buen candidato a la rinoplastia masculina.

Un buen candidato quizá sienta que su nariz es muy larga o muy corta comparada con el resto de su rostro. También puede no estar contento con la forma de la punta de su nariz, que puede estar caída, ser bulbosa o sobresalir demasiado. Si bien la mayoría de los candidatos masculinos simplemente están desconformes con el aspecto de su nariz, muchos otros piensan en la rinoplastia como un medio para respirar con más facilidad o solucionar alguna deformidad.

Acerca del procedimiento de la rinoplastia masculina

La rinoplastia para hombres es un procedimiento creado para cambiar la forma y el contorno de la nariz tanto por razones estéticas como de salud. Si bien la cirugía de rinoplastia masculina está principalmente pensada como un procedimiento estético, también sirve para ayudar a los pacientes que tienen problemas respiratorios debido a defectos y deformidades en el hueso o el cartílago.

Al cambiar el contorno y la forma de diferentes partes de la nariz —la punta, las fosas nasales o el puente— y corregir el tamaño general, la simetría y la orientación, la rinoplastia masculina permite que los pacientes tengan resultados muy satisfactorios. A menudo, los cirujanos recomiendan combinar la rinoplastia para hombres con otros procedimientos estéticos como el estiramiento facial o los implantes de mentón para lograr un cambio mucho más radical y bien equilibrado en el rostro.

Por lo general, la rinoplastia para hombres es un procedimiento ambulatorio que lleva de una a tres horas, aunque las cirugías para corregir problemas más complicados pueden llevar más tiempo.  Generalmente, el yeso se retira al cabo de dos semanas y el taponamiento nasal después de algunos días.