lunes, 21 de abril de 2014

Cirugías para recuperar la figura después del parto

Recuperar la figura tras el embarazo es una de las preocupaciones de la mujer, ya que el cuerpo tiene unos cambios significativos.

Recuperar la figura tras el embarazo lleva tiempo y esfuerzo. Como la llegada del bebé supone una auténtica revolución en la vida de la madre a todos los niveles, podemos encontrarnos sin tiempo para dedicarnos a nosotras mismas. Por eso, muchas mujeres optan por la cirugía estética con el fin de devolver a su cuerpo la figura.

Los cambios físicos que se van produciendo a lo largo del embarazo dejan una serie de secuelas en el cuerpo de la mujer, así como el momento del parto. No es fácil que se recupere la figura habitual, por eso la cirugía estética puede ser una buena opción para sentirte a gusto consigo misma y en su papel de madre. Estas son las cirugías más solicitadas tras el parto:

1- La abdominoplastia es una de las cirugías preferidas tras el embarazo. Consiste en eliminar o reducir el exceso de piel y las estrías, perfilar la cintura y recolocar los músculos del abdomen. 

2- La mamopexia tiene como objetivo el levantamiento de los pechos, reafirmando la piel y elevando el pezón y la areola. En muchas ocasiones, esta cirugía va acompañada o de un aumento de los senos o de una reducción de los mismos.

3- La lipoescultura es una de las cirugías más solicitadas y no sólo por las mujeres que quieren recuperar la figura tras el parto. Consiste en extraer grasa de varias zonas del cuerpo como de los muslos, el abdomen o la cintura para inyectarla en senos y glúteos y moldear el cuerpo con un resultado muy logrado.

¿Cuándo me puedo operar?
La decisión de pasar por el quirófano con fines estéticos después del parto depende de cada mujer, pero hay algunas recomendaciones a tener en cuenta antes de tomar esa decisión. La mayoría de las cirugías debe esperar entre seis meses y un año después del parto y también hay que tener en cuenta el periodo de lactancia materna.

De la misma forma, algunas cirugías reconstructivas no se recomiendan hasta que la mujer haya decidido no tener más hijos, ya que con un nuevo embarazo, los efectos de la cirugía serían anulados. Y en cualquier caso, aunque la cirugía plástica se acerque a resultados óptimos, no debemos olvidar  el ejercicio físico antes y después del parto.

martes, 15 de abril de 2014

Mitos sobre el Botox

Tanto  la toxina botulínica como los diferentes rellenos faciales absorbibles, bien utilizados, son una excelente opción  en tratamientos de rejuvenecimiento facial,  mantenimiento y preservación de un resultado quirúrgico; o como mantenimiento del rostro durante los años previos a necesitar un procedimiento quirúrgico.
Lo que no es cierto, es que puedan suplir a la cirugía y que estén indicados para todos los pacientes.

Otra realidad innegable es que tanto la toxina botulínica tipo A (Botox) como los rellenos faciales absorbibles, tiene una utilidad clara en el tratamiento de patologías estético-reparadoras. Así, podemos utilizar Botox en casos de espasmos musculares, lesiones nerviosas periféricas, asimetrías y parálisis faciales, casos de cefalea o dolor de cabeza secundarios a contracturas musculares crónicas y severas etc.

Del mismo modo, los rellenos faciales tienen aplicabilidad en casos de asimetrías faciales.

Para empezar, a hablar sobre los mitos de estos productos es importante comenzar por su durabilidad y efectividad.

Aunque las casas comerciales que ofrecen estos productos sostienen un tiempo de duración "seguro", en cada paciente puede ser distinto. La duración del efecto de la toxina botulínica es único en cada paciente. Si, es cierto que de media podemos decir que durará alrededor de 6 - 8 meses, pero no es una regla de oro.  Hay pacientes que con la misma dosis del producto, mantienen el efecto deseado 6, 8 y hasta 12 meses, y en algunos lamentables casos, su efecto no dura más de 3 o 4 meses. Esto quiere decir que este "mito" del tiempo de duración es falso y que en realidad, hasta no aplicar el producto en cada paciente, no sabremos exactamente cuánto va a durar ni qué tan frecuente debe ser su aplicación. 

Un dato que si es cierto es que cuantas más dosis de toxina aplicas (más sesiones distanciadas en el tiempo) su efecto tiende a durar más y los resultados estéticos obtenidos tenderán a ser más permanentes. Esto se debe probablemente, a la atrofia muscular que la inactividad produce (en los músculos donde hemos aplicado Bótox) con la consiguiente preservación del resultado obtenido.

Otro dato interesante, es saber que el inicio de acción de la toxina, también es variable, siendo habitualmente de dos días, pero pudiendo retrasarse hasta una semana.

Con ácido hialurónico de alta densidad, podemos reponer la estructura de soporte de los diferentes segmentos faciales para "restituir lo que se ha perdido". El hialurónico de densidad media, nos permite modelar y definir estructuras (labios, pómulos etc), perfilando sus formas e incrementando discretamente sus volúmenes, y el de baja densidad, hidratar la piel en sus planos más profundos consiguiendo una apariencia más sana y tersa.

Sin embargo, es importante buscar siempre la naturalidad y al hablar de rellenos faciales, menos es siempre más!!!

Lo que no se dice acerca de este producto, es que tiene un riesgo potencial de encapsulamiento y reacción granulomatosa(muy raro y escaso la verdad) en casos de pacientes con enfermedades del tejido conectivo (pacientes con Sarcoidosis, Lupus eritematoso, Granulomatosis de Wegener etc).

En este tipo de pacientes la posibilidad de "encapsulamiento de cualquier producto sintético" es muy superior a la población en general (que ciertamente tiene un riesgo ínfimo), por lo que su utilización debe limitarse y sustituirse por el uso de la grasa de la misma paciente, y en caso de haberse ya producido, intentar "disolver el producto" utilizando hialuronidasa.

Otro mito alrededor de estos productos es frecuentemente difundido por la televisión y los personajes que aparecen en ella. Alejan a los televidentes de la realidad al hacer creer que estos métodos son definitivos.

Llegadas ciertas edades, o se pasa por el quirófano para recolocar los tejidos descendidos y caídos, resecar el exceso cutáneo facial y re-estructura y remodelar el soporte de los tejidos, o será difícil conseguir un rejuvenecimiento importante, notorio y deseable.

La toxina botulínica y los rellenos faciales, son excelentes materiales, que nos permiten, vernos y sentirnos mejor.

Sin embargo, tiene limitaciones tanto en su grado de acción/efectividad, así como en su aplicabilidad y seguridad. Será por ello, fundamental el contar con un profesional con formación y experiencia que nos pueda asesorar y recomendar la utilidad de uno u otro producto, así como la necesidad o no, de complementarlo con procedimientos quirúrgicos más o menos amplios.