martes, 27 de mayo de 2014

Realza tu mirada con cirugía de párpados

Los ojos son órganos visuales muy atractivos e importantes en el cuerpo humano. Cuando una persona tiene una mirada brillante, fresca y clara se ve saludable, con vitalidad y juventud.  En cambio, si tiene la mirada cansada, de aspecto envejecido o flácido, puede parecer enferma, baja de energía y fatigada. Afortunadamente, gracias a la cirugía de párpados, la forma y el aspecto de los ojos pueden mejorarse de manera espectacular.

La zona de los ojos tiene una mayor oportunidad de mejora estética en comparación con otras zonas de la cara. A la cirugía de párpados se le llama técnicamente Blefaroplastia.

Define tus expectativas
En la primera visita a tu cirujano plástico, debes expresar cuáles son tus expectativas, qué es lo que quieres lograr, cómo quieres verte. El cirujano te guiará hacia objetivos realistas que se pueden conseguir con la cirugía más apropiada en tu caso, incluyendo otras intervenciones si fuera necesario. En esta primera visita podrás hacerte una idea de los resultados que puedes obtener si te realizas una cirugía de párpados.

Preparación previa a la cirugía de párpados
El cirujano plástico deberá examinarte antes de realizarte la cirugía de párpados. En esa visita se evaluará tu estado general de salud y los factores de riesgo en tu caso particular. Es posible que te pidan algunos exámenes que deberán ser estudiados en el laboratorio. También es posible que te hagan algunas fotografías para poderlas comparar con los resultados finales después de la cirugía. Es importante que en esta visita te queden claros varios puntos, como el probable resultado de la cirugía, el tipo de anestesia que se va a emplear y todos los posibles riesgos y complicaciones que pueden surgir.

El día de la operación
La blefaroplastia normalmente se realiza bajo los efectos de la anestesia local. El cirujano hace una incisión
en cada párpado, por lo general, a lo largo de las líneas del pliegue de los párpados para que la cicatriz quede disimulada. El exceso de piel, músculo y grasa se elimina y la piel se cierra con puntos de sutura. El resultado es magnífico, la mirada se realza, la cara tiene un aspecto más juvenil. 

Cuidados de seguimiento y postoperatorios
Después de la cirugía, los ojos se cubren con vendajes. Te darán unas gotas lubricantes para que puedas ponerte en los ojos y unos medicamentos orales para paliar el posible dolor y malestar.  Al menos durante unos días después de la cirugía, debes evitar las gafas, el maquillaje, el alcohol y forzar la vista con la televisión o la pantalla del computador. Escuchar tu música favorita o una buena relajante es una excelente opción. 
Solamente durante unos días, puedes sentir un leve lagrimeo, picor, ardor, sequedad, sensibilidad a la luz y la visión borrosa. Es probable también que notes cierta inflamación alrededor de los ojos. Debes estar atenta a las indicaciones que te dé tu médico y sus asistentes, seguir al pie de la letra las indicaciones de cómo debes cuidarte en casa y lo que debes evitar para que tus resultados sean óptimos.

La cirugía de párpados es ambulatoria, muy sencilla y ofrece magníficos resultados, muy significativos. Las cicatrices no quedan notándose, son imperceptibles y su recuperación es rápida. De todos modos, para lograr todo esto, es necesario acudir a un cirujano con experiencia. Te invitamos a visitarnos, puedes pedir tu cita de valoración en nuestro consultorio aquí. Te esperamos.

martes, 20 de mayo de 2014

Vernos jóvenes empieza por nuestra alimentación

Incluir vegetales como zanahoria, apio, acelga, brócoli o espinaca en nuestra alimentación nos beneficia no sólo en la incorporación de fibra, necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo, sino también en el aprovechamiento de micronutrientes como vitaminas y minerales, que por sus efectos antioxidantes ayudan a mantenernos jóvenes y saludables.

Los vegetales contienen además sustancias que junto a las vitaminas C y E, los minerales como el zinc y el selenio, son potentes antioxidantes. Estos contrarrestan los efectos de los denominados radicales libres generados por el estrés y el entrenamiento. sentirnos relajadas nos hace sentir bien y por tanto, vernos más jóvenes.

No debemos olvidar que todas las verduras (excluyendo la papa, la batata y la yuca), están formadas principalmente de fibra, componente fundamental para el correcto funcionamiento de nuestros intestinos, lo que nos protege incluso del cáncer. Las verduras poseen además un bajo índice de calorías, pues contienen poca cantidad de carbohidratos, lo que nos quita el hambre sin hacernos acumular grasas. Tener una buena y fluida digestión, y mantener un peso acorde con nuestra altura nos hace ver y sentir más jóvenes.

Como vemos, consumir vegetales tiene numerosos beneficios en todo nuestro cuerpo, principalmente todos los antioxidantes que tienen un gran efecto anti-envejecimiento en nuestra piel, nuestros músculos, nuestro sistema cardiovasular y nuestro cerebro.
  
Es importante que tengamos en cuenta que las vitaminas y minerales de las verduras es mejor ingerirlas directamente de ellas y no de suplementos vitamínicos. Al ser ingeridas formando parte natural de las verduras, estas vitaminas y minerales se absorben mejor que cuando los hacemos por medio de los conocidos suplementos multivitamínicos. Estos suelen tener cantidades más altas a la dosis diaria necesaria, pero el organismo no puede asimilar completamente. Cuando consumimos vegetales absorbemos el 100% de estos nutrientes.

Gran variedad de sabores, texturas, formas de incluirlas crudas o cocidas, hacen de este alimento un pilar fundamental en una alimentación balanceada, saludable y anti-edad. 

¿Consumes regularmente vegetales? ¿Cuál es la mejor forma de comerlos?

viernes, 16 de mayo de 2014

TIPS PARA LUCIR MÁS JOVEN

Si nuestra edad comienza a delatarnos, es tiempo de seguir estos tips para vernos más joven y combatir aquellos molestos signos del envejecimiento:
1.  Cuídate del sol: Demorar el proceso de envejecimiento requiere de una exposición controlada al sol, no tanta como para quemarnos o dañar la piel, pero sí la cantidad suficiente para incentivar la producción natural de Vitamina D en nuestro cuerpo.
2.  Hidrata tu piel: Una piel sana y rejuvenecida, no sólo dependerá de la condición de nuestra epidermis, sino también de una piel hidratada. Una piel bien hidratada da una apariencia más juvenil que aquella que con el paso de los años, se vuelve más seca y como consecuencia, propensa a las arrugas.
3.  Broncearse envejece: Así es, mientras que la cantidad apropiada de sol puede hacernos lucir más jóvenes, luminosos y sanos; la debida exposición puede causar daños irreparables a nuestra piel. La prolongada exposición, agota nuestras reservas corporales de Vitamina B
4.  Alimentar tu piel con vitaminas.: Algunas vitaminas pueden darnos una piel más joven. Por ejemplo, la Vitamina C presente en frutas como la naranja, mandarina, guayaba, ayuda a combatir las arrugas y finas líneas de expresión, al incentivar la producción de colágeno. La Vitamina E que puedes encontrar en alimentos como  Aceites vegetales germinales (soja, cacahuate, arroz, algodón y coco), vegetales de hojas verdes( espinacas, acelgas), cereales, panes integralesayuda a una mejor apariencia al protegernos de los rayos UV (ultra violeta), ayuda a una mejor apariencia al protegernos de los rayos UV (ultra violeta)
5.  Utiliza el agua de rosas: El agua de rosas alimenta e hidrata la piel. Los aceites de rosas cosméticos, son
excelentes a la hora de cuidar nuestra piel, gracias a sus propiedades regenerativas y elevados niveles de colágeno y elastina, ideales para prevenir el envejecimiento prematuro y las arrugas.
6.  Haz ejercicio: Mantenernos en forma y activos físicamente hará maravillas por nuestra apariencia, sobre todo a medida que envejecemos. Caminar diariamente al menos unos 30 minutos, subir y bajar escaleras, bailar como rutina al menos tres veces a la semana, son opciones sencillas que puedes practicar.
7.  Pierde peso: Uno puede llegar a verse años más joven con sólo bajar unos kilos y reducir la grasa corporal. Su exceso no sólo daña nuestra apariencia, sino también estresa nuestro organismo, haciéndolo lucir más viejo e incrementando el riesgo de enfermedades.
8.  Cuida tu cabello: A la hora de verse más joven, el cabello juega un papel enorme. De ser necesario, es tiempo de encontrar un buen tratamiento nutritivo y regenerador.
9.  Ten uñas fuertes y sanas: Si nos aplicamos crema con la manos todavía un poco húmedas, lograremos una mejor hidratación y ayudaremos a que nuestras uñas crezcan más sanas y fuertes.

Gracias a estos simples cuidados que no sólo nos quitan años de apariencia, sino que también nos hacen ver más saludables y revitalizadas, luciremos radiantes. ¿Conocen otros tips para vernos más jóvenes? Pueden compartirlas aquí en nuestro blog. 

viernes, 9 de mayo de 2014

¿CÓMO PUEDO MEJORAR LA CICATRIZ QUE ME QUEDÓ DE LA CESÁREA?

Ser madre es una experiencia única y hermosa en nuestra vida. Sin embargo, a algunas nos deja una cicatriz que nos hace sentir insatisfechas con nuestro cuerpo. 

Encontramos que una de las consultas más frecuentes de nuestras pacientes, tanto si van a realizarse otro procedimiento, como si acuden por la cicatriz, es sobre cómo podemos mejorar el aspecto de su cicatriz. La buena noticia es que la cirugía plástica sí nos puede ayudar.
Generalmente la queja es: "me quedó muy gruesa". La cicatriz puede quedar adherida, ensanchada, mal posicionada, con marcas de sutura visibles y con un exceso de piel a modo de pequeño faldón sobre ésta. En cualquier caso, podemos mejorarla.


Para ello tenemos dos opciones:

1. Retirar la piel de la cicatriz para mejorar su apariencia sólo en el área que compromete esa área

2. Podemos retirar la cicatriz completamente. En este caso la solución quirúrgica es una abdominoplastia, en la cual, además de la cicatriz, retiramos el exceso de piel, grasa, estrías, flacidez y hernias en el ombligo. En el procedimiento se puede amarrar los músculos de la pared abdominal para mejorar el contorno del abdomen y realzar la cintura.

viernes, 2 de mayo de 2014

¿Cómo mejorar mi imagen después de la menopausia?


La menopausia es un período natural que vivimos todas las mujeres. Las menstruaciones desaparecen y las arrugas en la piel aumentan. Las mujeres de hoy somos más confiadas en sí mismas. Queremos sentirnos jóvenes y bellas durante mucho más tiempo. Gracias a los avances de la medicina y la tecnología, en la actualidad es más fácil combatir  los efectos de envejecimiento de la piel en esta etapa.
La cirugía plástica ofrece diferentes opciones para mejorar algunos cambios físicos que se presentan con la llegada de esta etapa y devolver lozanía, frescura y firmeza:

PARA LA CARA:
-          Cirugía de párpados
-          Levantamiento de Cejas
-          Patas de Gallo
-          Cirugía de Mentón
-          Cirugía de papada
-          Rejuvenecimiento facial

PARA EL CUERPO:
-          Elevación de mamas con implante
-          Elevación de mamas sin implante
-          Aumento de mamas
-          Reducción de mamas
-          Abdominoplastia
¿Qué cuidados deben tenerse en cuenta durante esta etapa?


- Una dieta adecuada es fundamental para reforzar la perdida de calcio y equilibrar el peso.
- Cuidar la piel. Es importante continuar con los hábitos de limpieza, hidratación y humectación.
- Realizar actividad física con regularidad y moderación, permite mantener firmes los músculos y aumenta la densidad mineral ósea.
- Mantener una vida sexual plena y saludable.
- Eliminar los malos hábitos de consumo, especialmente el fumar, por ser uno de los factores más importantes de riesgo cardiovascular y de osteoporosis.
- Controlar los niveles de colesterol y glucosa en la sangre, y la tensión arterial.
- Elegir una vida plena y socialmente activa.
¿Cuáles de estos cuidados hacen parte de tu rutina diaria? Recuerda que ser joven también es un estado mental.