martes, 19 de julio de 2016

Recupera la forma y volumen de tus senos: Pexia Mamaria

Los senos son, sin duda el símbolo de la femineidad. Factores como  el paso de los años, pérdida de peso, lactancia,  pérdida de elasticidad de la piel y otras cosas, hacen que los senos se vuelvan flácidos y se caigan.

El levantamiento de senos o pexia mamaria es una cirugía que  reacomoda y moldea la glándula mamaria femenina


Si usted decide realizarse esta operación el cirujano debe proporcionar información sobre el procedimiento y discutir los factores que pueden afectar el funcionamiento - tal como su edad, el tamaño y la forma de sus senos, y la condición de su piel - y si un implante es aconsejable. También debe examinar si el pezón y la areola se posicionarán correctamente. Es posible que también tenga que pensar cuidadosamente acerca de las sugerencias de su cirujano acerca de los implantes que se insertan al mismo tiempo que la operación para levantar sus senos. 

Los implantes se utilizan para aumentar la firmeza y el tamaño del seno. 


Si el volumen mamario es grande, se puede reducir parte del tejido mamario acompañando al levantamiento. Si el volumen mamario es pequeño se puede combinar el Levantamiento con la colocación de una prótesis mamaria que siempre permitirá lograr una forma más elevada y reducir las dimensiones de las cicatrices. Los implantes colocados juntamente con un Levantamiento de Mamas pueden aumentar tanto su firmeza como su tamaño.

La Pexia Mamaria también reduce el tamaño de la areola Un levantamiento de mama dura entre una y media y tres horas y media. 

Hay diferentes técnicas que pueden utilizarse:


1. MASTOPEXIA CON PRÓTESIS ANATÓMICAS: Indicada para mamas con caída leve y poco volumen. Gracias a la mayor proyección en el polo inferior de las prótesis anatómicas, se consigue levantar el pecho de forma armónica. Las cicatrices son las mismas que en el aumento de mamas simple: por la areola o por el surco submamario. Es una técnica muy agradecida.

2. MASTOPEXIA PERIAREOLAR: Está indicada específicamente para senos con ptosis o caída leve. La piel sobrante se quita alrededor de la areola por lo que la cicatriz se limita alrededor de esta, que a la vez se puede hacer más pequeña. También se pueden añadir unas prótesis mamarias para dar volumen.


3. MASTOPEXIA VERTICAL: Caída moderada. La cicatriz se sitúa alrededor de la areola + una cicatriz vertical desde el borde inferior de la areola hasta el surco. También se pueden colocar unas prótesis para dar mayor volumen.


4. MASTOPEXIA EN T-INVERTIDA:
 Caída elevada. Se añade a las cicatrices anteriores otra cicatriz que discurre a lo largo del surco submamario, adquiriendo una forma de T invertida (también se conoce por la forma de “ancla”). Si es necesario, también se puede colocar unas prótesis para dar mayor volumen.

En los días posteriores a la intervención la paciente puede sentir molestias. El seno tiene edema lo que determina que el volumen final sea inferior al que muestra los primeros días. Además del pecho puede estar edematizado el resto del tórax, especialmente la zona de las costillas y esternón. Puede aparecer equimosis que tarda de 15 a 30 días en reabsorberse.

sábado, 9 de julio de 2016

Recomendaciones para el éxito de tu cirugía

• Consuma solo los medicamentos prescritos por el anestesiólogo o cirujano. Si desea o requiere consumir otro medicamento, consulte primero con el cirujano o anestesiólogo.

• Incremente la ingesta de líquidos.

• El paciente debe permanecer acompañado (a) los primeros días después de la cirugía, para ayudarle cuando lo necesite o en caso de presentar algún malestar

• Se recomienda tener una dieta blanda durante los primeros tres (03) días, incluya alimentos ricos en hierro (espinacas, hígado, jugo de uva, mora, remolacha), frutas, verduras y alimentos que contengan fibra para que le ayuden con su digestión y cicatrización. Evite lácteos y cítricos.

• Después de la cirugía le dejaran una curación con apósitos y micropore que usted no debe mojar durante los primeros tres (03) días, como tampoco manipular esto, esa es tarea exclusiva de la enfermera o el cirujano.

• Evite tener animales encima de la cama o en las superficies donde usted permanezca.

• Es indispensable que sus elementos personales de aseo estén siempre muy limpios y sean solo de uso personal, así como el baño. No olvide lavar sus manos antes y después.

• Evite baños de tina, piscinas, sauna, jacuzzi, bañeras hasta que el medico lo indique.

• Los masajes de drenaje linfático se iniciaran cuando el medico lo recomiende.

• Procure no usar ropa muy ajustada durante el postquirúrgico, en especial prendas que le tallen sobre las heridas.

• Evite broncearse durante los primeros 3 meses de la cirugía.

• No fume durante los primeros 3 meses y evite personas fumadoras a su alrededor, el cigarrillo altera la cicatrización, igualmente evite contacto con personas enfermas.

• La inflamación del postquirúrgico permanecerá hasta el tercer o cuarto mes, solamente después del sexto mes podrá apreciar el resultado final.

• Evite actividades físicas que impliquen realizar cualquier tipo de fuerza durante el primer mes siguiente a la cirugía, SIN EMBARGO A SUS ACTIVIDADES COTIDIANAS PUEDE REINTEGRARSE EN 3 DÍAS APROXIMADAMENTE.

• Si se presentan inquietudes, comuníquese con la Doctora o con su asistente.

jueves, 7 de julio de 2016

Cómo no engordar en vacaciones

Buen tiempo, vacaciones, las terrazas se llenan de gente, surgen cientos de planes con amigos y familia: cañitas por la tarde, aperitivos largos, barbacoas… Te quieres tomar en serio tu dieta y te planteas quedarte en casa y renunciar a la vida social, porque sabes que es tremendamente difícil cuidarte con tantas tentaciones a la vista. Aquí te damos una serie de consejos para que puedas mantener una dieta sana y equilibrada sin tener que renunciar a tu vida social:

·         Si no puedes con el enemigo… Puedes invitar a la gente a tu casa. Así, tú serás quien decida el menú y, por tanto, puedes evitar muchas tentaciones. Puedes hacer un gazpacho de cerezas, y de segundo, pollo a la brasa o pescado en papillote, y una ensalada con emulsión de limón y mostaza como aliño. Tus invitados se chuparán los dedos y ni se darán cuenta de que les estás ofreciendo una comida baja en calorías. Y de beber te puedes preparar una gran jarra de mojito “sin”: agua con gas, limón, hojas de hierbabuena y mucho hielo. Seguro que más de uno se apunta a tu refrescante bebida.
·         ¿Y si quedamos fuera de casa? En las terrazas y los bares de tapas se multiplican las ofertas seductoras y se reducen las opciones de comer light, pero puedes hacerlo. Así, puedes pedir unos berberechos o unos pepinillos o cebolletas en vinagre (cuidado si tienes acidez de estómago) o una ensalada de tomate con ventresca.
·         ¿Qué pido de beber? En los chiringuitos, bares y restaurantes la opción de bebidas sanas se reduce drásticamente más allá del agua. No te recomendamos los refrescos light, ya que tienen un alto contenido en edulcorantes que pueden “engañar” al metabolismo y, al contener gas, hinchan el abdomen. Los zumos embotellados tampoco son indicados, ya que contienen una alta cantidad de azúcares. Y por supuesto, es mejor evitar el alcohol. Ante este panorama, te damos una clave: moderación. Pídete lo que te apetezca, pero saboréalo y no bebas rápido. Si tienes mucha sed, es preferible que te pidas primero un vaso de agua y luego una cerveza pequeña, una copa de vino o un refresco. Si no te quieres saltar la dieta en ningún caso, puedes pedir un té con hielo y limón.
·         Concédete un capricho un día a la semana. Puedes hacer una comida libre un día a la semana, sin cometer grandes excesos. Come lo que te apetezca, masticando despacio y saboreando, e intenta que sea en un plato de postre.
·         Sin obsesionarse. En cualquier caso, lo importante es no obsesionarse. Si estás en permanente estado de ansiedad, corres el peligro de pegarte un “atracón” para calmarla. Así, es preferible que te permitas un pequeño “pecado” de vez en cuando aunque adelgaces más despacio.
·         Haz ejercicio. Aprovecha el tiempo libre para dar largos paseos, nadar o montar en bicicleta. Son formas divertidas y sanas de quemar los pequeños excesos que hayas podido cometer. Y no te olvides del suelo pélvico, aprovecha la piscina.
No renuncies a tu vida social porque te estés cuidando. Existen alternativas que no te harán sentir que te privas de nada. Y, si aun así, no puedes resistir la tentación, cae en ella, pero con moderación. Eso sí, intenta compensar esa noche o al día siguiente comiendo o cenando algo ligero.